Hermana Gloria Cecilia Narváez, quien vivió el flagelo del secuestro en el continente africano, agradeció al Señor de los Milagros la alegría de su libertad.